Cómo usar Hashtags en SocialMedia
Cómo usar #hastags en Social Media
11/08/2016
Google obliga a usar SSL HTTPS
Google cumple sus advertencias
09/03/2017
Ver todo
Secuestro de dominios
 

Hoy has decidido que ha llegado el momento, que tu web está anticuada y has considerado que la oferta de diseño web de Crealogic es lo que necesita tu negocio para dar el salto a la PYME digital, sobre todo porque te regalan un año de hosting y dominio en un servidor de alojamiento de alto rendimiento y has oido que la velocidad de carga es importante para que tu página web aparezca de las primeras en Google.

Los chicos del departamento de diseño web de Crealogic te piden los datos de acceso al servidor para respaldar tu antigua web, tus cuentas de correo electrónico, las direcciones de contacto del dominio e iniciar la migración de servicios al nuevo alojamiento.


 

¿Direcciones de contacto? ¿Datos de acceso? ¿Clave del panel de control? Yo no tengo esa información...


 

¡Mi dominio y mi hosting están a nombre de otra persona!


 

 

 
Las situaciones que nos solemos encontrar son diversas, pero el resultado siempre es el mismo:

El dominio y el alojamiento en el que tienes tu página web se encuentran registrados a nombre de la persona o empresa a la que le encargamos el trabajo en su día.


 

Entonces..., ¿mi dominio y mi web no me pertenecen?

Sí..., y no. Estás pagando por el mantenimiento de ambos y por tanto deberían pertenecerte, pero a efectos técnicos y legales el dominio y el hosting son propiedad de tu antigüo proveedor. Por supuesto, esto es una irregularidad que tienes que subsanar. Estás ante una de dos posibles situaciones: O un error de principiante o una clara estafa por parte de la persona o empresa que se encargo de registrarlo en su momento. A continuación te explicaremos como distinguir y proceder ante cualquiera de los dos casos.

 

 

En la mayoría de ocasiones no debería haber problema pero, a lo largo de nuestra carrera, nos hemos encontrado con casos en los que el antiguo proveedor de servicio secuestra el dominio e intenta retenerte mediante métodos deshonestos entre los que podemos incluir extorsión y estafa aprovechándose del desconocimiento técnico y legal del cliente.


 

Consecuencias de
no ser propietario
de tu dominio

Los problemas que pueden llegar a generar estas incidencias son innumerables y la mayoría te afectan a ti como genuino propietario:

  • Pierdes tiempo y por tanto de dinero
  • Se retrasa la renovación o mejora de tu web
  • Pierdes el posicionamiento de tu web en buscadores
  • Pierdes el contacto con tus clientes y proveedores
  • Tu antiguo proveedor puede eliminar tu web
 

Estos son sólo algunos de los problemas más graves que te pueden afectar si te encuentras en esta situación.

A esto debemos sumar las circunstancias con las que nos hemos encontrado en algún caso recientes en el que el antiguo proveedor intenta estafar al cliente denegándole el acceso a su hosting y pidiéndole un pago extra totalmente ilegal y de un importe desmesurado por una supuesta "exportación de datos"

Este concepto por el que el antiguo proveedor pretendía cobrar al cliente no es más que una copia de seguridad del contenido del alojamiento la cual tu nuevo proveedor realizará sin coste alguno siempre y cuando disponga de las credenciales de acceso necesarias.


 
 

Más vale prevenir...


 

 

Esta partícula de sabiduría del refranero de mano es aplicable a todo en esta vida. El caso que estamos tratando no es menos.

A continuación te damos 6 consejos para evitar que secuestren tu dominio si estás pensando en registrar uno nuevo, encargar el diseño de una web o contratar algún plan de alojamiento web:


 
1. Exige ser siempre el titular del dominio.

Si tu nombre aparece en el registro como titular del dominio la empresa no podrá ponerte trabas ante cualquier operación que quieras realizar con él.

2. Asegúrate de que el email del contacto titular es tuyo.

Cuando se realizan operaciones de modificación, transferencia, bloqueo o cancelación se notificarán a esta cuenta de correo electrónico. Es importante que estés al corriente de qué se hace o se deja de hacer con tu dominio.

3.Pide a la empresa un contrato de servicios.

En ese contrato deben aparecer especificados, con detalle, el nombre del dominio contratado, la duración, las condiciones de prórroga y las características técnicas del alojamiento, así como las garantías de asistencia técnica con las que cuentas en caso de haber algúna incidencia. Este contrato también será necesario en caso de que tengas que reclamar a tu proveedor en caso de problemas relacionados con tu dominio o hosting.

4. Comprueba la información "whois" de tu dominio.

Para asegurarte de que la persona o empresa con la que has contratado el servicio cumple con lo prometido puedes acceder a la información pública de tu dominio a través de la ICANN o del ESNIC en caso de dominios nacionales (.es).

5. Exige que se te faciliten las credenciales.

Las contraseñas de acceso al panel de control y acceso FTP de tu hosting son las llaves que permiten el acceso técnico a tu web. Aunque personalmente no las vayas a utilizar pueden resultarte imprescindibles para migrar todos los servicios de tu dominio en el caso de que quieras cambiar de proveedor de servicios. Si no las tienes estás permitiendo que otra persona tenga tus llaves y decida si te deja o no entrar a tu propia casa.

6. Encarga el diseño y desarrollo de tu web a profesionales.

Un profesional, sea autónomo o agencia, garantizará tus derechos como propietario por el trabajo que has pagado, así como los resultados del mismo cumpliendo punto por punto las especificaciones del contrato establecido.


 
 

¿Cómo recupero
mi nombre de dominio?


 

 

En caso de que esta sea tu situación es altamente recomendable que tomes las siguientes precauciones antes de iniciar ningún procedimiento:

 

 

Reúne toda la documentación disponible

Si tienes facturas en las que aparezca el nombre del dominio, el servicio de alojamiento contratado o cualquier documento que pueda vincularte con la propiedad del dominio. Incluso las comunicaciones que pudiste tener por email con la persona que realizaba el diseño son útiles en este caso.

Realiza capturas de pantalla de tu página web

En tu web aparecerá el nombre de tu empresa, tus productos, tus servicios o incluso tus datos de contacto. Puedes realizar capturas de pantalla y archivarlas para demostrar que en ese dominio se encontraba alojada tu página web. En el caso de que tu antiguo proveedor haya desactivado el acceso a tu web (es una jugada muy sucia pero bastante frecuente) es posible recuperar capturas de los archivos de caché de Google.

Guarda todo el correo electrónico asociado al dominio

Todas las comunicaciones que se hayan realizado a través de las cuentas de correo de tu dominio / hosting acreditan que, al menos, has tenido una cuenta de correo electrónico asociada al mismo.


 

Reclamando la titularidad del dominio

Con toda la información que has reunido en tu poder deberás volver a contactar con tu antiguo proveedor de servicios, ya de forma más seria y por escrito, indicándole cláramente de qué plazo dispone para facilitar la transferencia de tu dominio y de los servicios asociados al nuevo proveedor. También deberás dejarle claro que en caso contrario "muy a nuestro pesar nos veremos obligados a emprender las acciones legales oportunas".


 
 

El antiguo proveedor se niega a
transferir la propiedad del dominio


 

 

Esta es una de las excepciones que mencionábamos anteriormente. Hay personas o empresas que no son conscientes (o sí lo son pero les importa poco) de la gravedad de la situación.

Llegados a este punto será necesario tener en consideración unos cuantos puntos para determinar si merece o no la pena seguir adelante ya que, pasado este punto, entramos en procedimientos judiciales.


 
1. ¿Qué valor tiene tu dominio?

A veces no somos conscientes de lo valioso que puede ser nuestro nombre de dominio, especialmente si tiene bastante antigüedad. Aunque no es un factor determinante, los dominios de mayor edad suman más puntos a la hora de posicionar tu página web en Google y otros buscadores.

2. ¿Qué nivel de distribución tiene tu dominio?

Si tu web está ampliamente distribuida entre, por ejemplo, tus clientes deberás de considerar si es complicado o perjudicial para ti o tu empresa informar a todo el mundo en caso de que cambiases la dirección. Esto se complica especialmente si ofreces algún servicio asociado a esta dirección, como por ejemplo un catálogo o una tienda online.

3. ¿Cómo te comunicas con tus clientes?

Si la dirección de correo electrónico que usas habitualmente para comunicarte con tus clientes está asociada a tu dominio tendrás que pensar en las pérdidas que te pueda causar la interrupción de esas comunicaciones.

Una vez considerados estos tres puntos probablemente habrás determinado que tu nombre de dominio vale bastante más de lo que creías en un principio. Ha llegado el momento de emprender las acciones legales necesarias para poder recuperar la propiedad y garantizar que la imagen de tu empresa y las comunicaciones con tus clientes no se vean perjudicadas.


 

En Crealogic Servicios Online contamos con un despacho de Abogados Especializados en LSSI, Propiedad Digital y Propiedad Intelectual. En la mayoría de los casos hemos podido llegar a buen término con estas operaciones en un plazo bastante inferior al estándar.


 

 
¿Dudas sobre tu dominio o alojamiento?

Si todavía tienes dudas sobre la propiedad del nombre de dominio de tu empresa o sobre tu plan de alojamiento web contacta con Crealogic. Estaremos encantados de atenderte.

De igual modo esperamos tus comentarios, preguntas y dudas sobre el artículo en los comentarios.

¡Nos vemos en las redes!
Juanjo Díaz
Juanjo Díaz
Diseñador y desarrollador web en Crealogic Servicios Online.

4 Comments

  1. Roberto dice:

    Vaya pedazo de articulo interesante. Yo por suerte lo tengo todo a mi nombre. A ver cuando quedamos y te paso toda mi web. Que la tengo aún sin hacer. Un abrazo.

  2. Emilio Balsalobre dice:

    Excelente como de costumbre

  3. Mary P.P. dice:

    Excelente información. Son muchísimos los detalles que pasamos por alto a la hora de contratar.

  4. Consejos importantísimos. Desde nuestro despacho MCTABOGADOS, suscribimos todo lo que comentan los profesionales de Crealogic. No es ninguna tontería. El valor inmaterial de una página web para una empresa digital o con una plataforma digital es incalculable.
    Hay que dejarse asesorar por profesionales
    Gracias por la información y colaboración

Deja un comentario